sábado, 23 de septiembre de 2017

EL MENSAJE DEL REINO DE LOS CIELOS

 
“Es absoluto en sus demandas. Requiere obediencia ilimitada. Otorga y demanda; es a la vez un regalo y una responsibilidad. Jamás ha habido reino que presente demandas autoritarias como el reino de Cristo y de Dios. La autoridad y la obediencia, el liderar y el seguir, el mandamiento y la sujeción, así es el orden. Es un Rey totalitario en el reino y en la iglesia. Toda doblez de corazón y toda tibieza son abominación al Rey. A Él le pertenece todo el ser humano: espíritu, alma y cuerpo, en todas las relaciones celestiales y terrenales. Renunciar todo, tomar la cruz, seguir y amar a Jesucristo antes que lo más precioso de este mundo, servirle sólo a Él, aborrecerse a uno mismo, perder su vida para ganarla eternamente: así es la mentalidad que el Rey demanda”.


Erich Sauer: El Triunfo del Crucificado

jueves, 21 de septiembre de 2017

¿Gustos, Opiniones o Escritura?

Un jóven adulto inconverso al que testifico, me dijo después de hacerse un “piercing” y un gran tatuaje: “Sé que no te gustan estas cosas”, dando por finalizada la conversación sin que yo participara. Como se suele decir: “para gustos, colores” o “sobre los gustos no hay nada escrito”.  Pero no es cuestión de gustos, así que le respondí: “No importa si me gusta. Lo importante es lo que dice Dios”. En Levítico 19:28 Dios manda: “...ni imprimiréis en vosotros señal alguna”. El asunto es, que a Dios no le gusta, y Él lo prohibe. Cuando Dios ha hablado, no importan los gustos ni la moda.
    Otra persona, creyente, me dijo: “Quiero saber tu opinión sobre la política”. Pero ¿qué importa mi opinión? Otra vez, como con el inconverso, lo importante es lo que dice Dios. Si bien la palabra “política” no aparece en la Biblia, hay preceptos divinos que gobiernan. Por ejemplo: “Mi reino no es de este mundo” (Jn. 18:36). “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia” (Mt. 6:33). “Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. Pero no será así entre vosotros...” (Mr. 10:42-43). “Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida” (2 Ti. 2:4). Sólo es una pequeña selección de textos bíblicos pertinentes y capaces de guiarnos si queremos salir del campo de las opiniones a la verdad de Dios.
    Otro creyente pregunto: “¿Qué opinas de la participación vocal de las mujeres en las reuniones?” Mi respuesta siempre es: “¿Qué importa lo que opino yo?” ¿No es mejor saber lo que Dios enseña y manda en Su Palabra? No es cuestión de votación – ¿cuántos a favor y cuántos en contra? Ni importa más la opinión del rico que el pobre. “¿Qué dice la Escritura?” es la orientación correcta. Dios habla claramente: “vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación” (1 Co. 14:34-35). No es una opinión o punto de vista, sino un mandamiento. Hermanos y amigos, Santiago 1:5 NO dice que si a alguien le falta sabiduría, pregunte a los demás,  si les gusta o no, o compare las opiniones de varias personas. “Pídala a Dios” es el consejo. Y Dios nos habla en Su Palabra.
    Pero la gente suele hablar así, quizás para hacer un sondeo amistoso con varias personas y luego escoger lo que le parece, evitando la cuestión de la Palabra y los mandamientos de Dios. Quiere tratar los temas como si fuesen cuestiones de gustos u opiniones, porque así no hay nada que obedecer. Todo es sujetivo y cada uno puede hacer lo que le parece – como en los días de los jueces. “En aquellos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que bien le parecía” (Jue. 17:6). Es una descripción acertada de nuestros tiempos.
    Pero Dios ha hablado, y nos ha dejado un Libro compuesto de 66 libros, donde ampliamente expresa Su voluntad para nosotros acerca de todos los áreas de la vida. Es asombrosa la cantidad de consejos prácticos que contiene solo el libro de Proverbios. Y si leemos las epístolas vemos también gran cantidad de consejos para nuestra vida. ¿Hasta qué punto quiere Dios dirigir nuestras vidas? “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Co. 10:31).
    Así que, en lugar de hacer sondeo de opiniones y gustos, sería mejor pedir un consejo bíblico, algo así: “¿Qué dice la Palabra de Dios acerca de tal cosa?” Debemos vivir para agradar a Dios en todo, y para hacer eso, toda parte de nuestra vida debe ser guiada por él.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

¿Ley Mordaza? -- La Vuelta A La Inquisición






La mordaza fue empleada en la Inquisición para prevenir que hablasen los herejes, para que nadie escuchara sus protestas o sus doctrinas. Lo que parece absurdo es que en pleno siglo XXI haya quienes quieren volver a esa intolerancia y ese anticuado e inhumano método de "proteger" sus ideas. Me refiero a la propuesta ley mordaza LGBT, que si se hace ley, hará culpable las autoridades de prevaricación:
"delito que consiste en que una autoridad, juez u otro servidor público dicta una resolución arbitraria en un asunto administrativo o judicial a sabiendas de que dicha resolución es injusta y contraria a la ley"

La ley que proponen es injusta. Es contraria a la ley de la libertad de expresión. Y sobre todo, es contraria a la ley de Dios. Los cristianos somos mandados por Dios a predicar el evangelio, y proclamar toda la Palabra de Dios, y esto incluye las partes que denuncian el pecado -- toda clase de pecado -- no sólo homicidios, robos, estafa y fraude, sino toda clase de inmoralidad: fornicación, adulterio y prácticas homosexuales y lesbianas. No es justo que intentan prohibir que los cristianos obedezcamos a Dios y hablemos lo que Dios manda. Incluso debemos llamar a los LGBT y todo otro pecador al arrepentimiento y la fe en Jesucristo, porque si no se arrpientan, la Palabra de Dios declara que irán al castigo eterno. 

Cuando las autoridades judías intentaron aplicar algo como ley mordaza a los primeros cristianos, los apóstoles Pedro y Juan respondieron: "Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios" (Hechos de los Apóstoles, 4:19). Siguieron predicando el evangelio, y fueron otra vez detenidos y amonestados por las autoridades: "No os mandamos estrictamente que no enseñaseis en ese nombre?" (Hechos de los Apóstoles, 5:28). ¿Cuál fue su respuesta? La misma que nosotros los cristianos tendremos que dar: "Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres" (Hechos de los Apóstoles, 5:29).

Pero estemos claros, que nadie nos acuse a los cristianos de odiar a las personas. No es así. Ni usamos de violencia ni deseamos el mal de nadie. Ellos no pueden decir lo mismo. Lo que aborrecemos y denunciamos es el pecado como Dios expone y manda:

      "Los que amáis a Jehová, aborreced el mal" 
            (Salmo 97:10).
      "Aborreced el mal, y amad el bien" 
             (Libro del profeta Amós, 5:15)
     "Aborreced lo malo, seguid lo bueno" 
            (Epístola a los Romanos, 12:9)
     "el discernimiento del bien y del mal" 
           (Epístola a los Hebreos, 5:14)

Y el bien y el mal son establecidos por Dios, en la Biblia, no por los hombres en Madrid, Roma, Washington ni ningún otro lugar. ¿Qué eso no les guste a los de otro pensar? ¡Ya lo sabemos, porque ellos continuamente aprovechan todos los medios públicos y privados para hablar contra el cristianismo y critican la Biblia y a los cristianos! Cuando blasfeman usan el nombre de Dios, Cristo y cosas asociadas con el cristianismo. Pero no proponemos leyes humanas de mordaza. Predicamos la Palabra de Dios, pese al disgusto de ellos. ¡No sean llorones! ¿Tienen derecho a hablar ellos? ¡Nosotros también! ¿Tienen derecho ellos a sus creencias y prácticas? ¡Nosotros también! No intenten poner mordaza a los que enseñan lo contrario de ellos, pues es buscar la mordaza de la inquisición, y volverse al oscurantismo de la edad media.

Nosotros no inventamos el mensaje de la Biblia. ¡Viene de Dios! El apóstol Pedro, inspirado por el Espíritu Santo, nos informa que Dios "condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente".  Dios condenó "la nefanda conducta de los malvados" (2ª Epístola del apóstol Pedro, 2:6-7).

¿Qué quieren? ¿Volver a poner la Biblia en el "Índice de libros prohibidos" como la Iglesia Católica hizo durante la inquisición? ¿Quieren quemar todas las Biblias? Los nazis en Alemania y los comunistas en la Unión Soviética también quemaron libros. Piénsenlo bien. ¡Porque es la Biblia, Palabra de Dios, la que condena como pecado esas cosas que ellos con su ley mordaza quieren proteger. ¡Tendrán que quemar todas las Biblias y encarcelar o acabar con todos los cristianos! Mira si son hipócritas, porque critican a régimenes como en Corea del Norte por hacer cosas así.

Dios aborrece el pecado, pero ama a los pecadores (Evangelio según Juan, 3:16), y por eso envió a Su Hijo Jesucristo, para proveer mediante Su sacrificio el perdón de pecados y la vida eterna a todo aquel que se arrepintiera y creyera en Él como su Señor y Salvador. Lean bien como nuestro Dios es "rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo" (Epístola a los Romanos, 10:12-13). Pero recuerden, Dios ama la justicia y aborrece la maldad (Salmo 45:7). "No tendrá por inocente al culpable" (Libro del profeta Nahum, 1:3).

"Sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso" (Epístola a los Romanos, 3:4).

todas las citas bíblicas son de la versión Reina-Valera, revision de 1960